the GazettE Argentina
Para poder visualizar el foro completo, necesitás ser miembro. Por favor, logueate o registrate.
Si querés formar parte del street team, ser miembro del foro es requisito obligatorio.


° ° ° ° °
 
ÍndiceFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 [FF] Prisión de 24 Kilates [SH][-Finalizado-]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente
AutorMensaje
Desshi
People Error


Femenino
Cantidad de envíos : 1496
Edad : 27
Fecha de inscripción : 24/01/2009

MensajeTema: Re: [FF] Prisión de 24 Kilates [SH][-Finalizado-]   Jue Nov 25, 2010 6:03 pm

ME CAGOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO EN URUHAAAAAAAA!!!!!!!!!




>_________________<


QUÉ MIERDA LE PASAAAA!??? aaaaaaaaaaaahhhhh ahhh ahhhhhhhh PELOTUDASOOO!


;_; capitulo buenisimo, lastima que quiera reventar a Uruha. xD


Espero e poximo, nee?!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Naoko
Administradora


Femenino
Cantidad de envíos : 6082
Edad : 25
Desde : Planet Mato
Fecha de inscripción : 11/09/2008

MensajeTema: Re: [FF] Prisión de 24 Kilates [SH][-Finalizado-]   Jue Nov 25, 2010 6:27 pm

Uruha, te re banco.

La verdad que retiro lo dicho sobre el: de todos los personajes es el unico con algo de dignidad.

Todo bien que quisieran cagar a Ruki, pero eso de dejarlo en la calle ya era irse a la mierda. Es verdad lo que dice Uru: mal que mal, la guita era suya. Y con la carrera ascendente de Kai, no la necesitaban. Ruki ya tiene su merecido, se siente solo y miserable.

Si llevaban a cabo ese plan, los demas no iban a ser nada mejroes que Ruki, se iban a rebajar a su nivel totalmente.


Me ENCANTO el giro, pero ahora quiero ver que pasa!!!!

_____________
are you sure you know how to drive this thing?
don't you go sleeping at the wheel...
.
http://ask.fm/souen
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.gazerock.com.ar
[SAMA]
Mourou


Femenino
Cantidad de envíos : 3623
Edad : 22
Desde : SamaLand
Fecha de inscripción : 18/01/2009

MensajeTema: Re: [FF] Prisión de 24 Kilates [SH][-Finalizado-]   Miér Dic 01, 2010 3:59 pm

claro........ y ahora que se supone que va a pasar?
duhfjsdgjsdgjsghgjghxgvjhbvjhgdv y mas hfjsfshjtsngujsnhjghgghghghjh *muere*

ahora, Kai genio, chabon, tan gil ibas a ser de tener la grabacion SOLO en el celular? xD
DIOS! seguilo ya porq me desaaaaaaaaarmo de impaciencia xD
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
_Ale_
People Error


Femenino
Cantidad de envíos : 1462
Edad : 38
Desde : Shimalandia
Fecha de inscripción : 11/02/2010

MensajeTema: Re: [FF] Prisión de 24 Kilates [SH][-Finalizado-]   Vie Dic 10, 2010 11:00 am

♥ Muchas gracias por sus comentarios =)
Gracias Naoko por nacer. Razz

Falta poco para el final O.o


-18 fear, love, freedom?




- ¡Dame una maldita respuesta, ahora!

El aire circulaba normalmente en la habitación principal, no había razón para que a Uruha se le dificultara respirar, pero pasaba. Pasaba que su garganta se había cerrado y sus pulmones estaban sobrecargados, pasaba que Aoi no dejaba de gritar y pasaba además que las luces apagadas en el apartamento de Ruki lo estaban enloqueciendo.

- ¡¿Por qué nos hiciste eso?!

Sus labios no se abrían, su voz no se preocupaba por salir, y su cuerpo temblaba sutilmente; él solo quería que Aoi dejase de gritar, pero ese silencio anhelado parecía no llegar.

- ¡Kai tenía el plan perfecto, arruinaste por completo nuestras vidas! ¿Ahora qué vamos a hacer?

Dejó de ver por la ventana, le dio la espalda a la luna y al apartamento del diseñador y llevó fríamente la dirección de su mirada sobre Aoi. Sus palabras brotaron lentas y en muy bajo volumen:

- Necesito ir a verlo.

- ¡Enloqueciste!


Pesadamente atravesó la habitación, acarició el picaporte con su mano derecha y apoyando su frente en la puerta continuó hablándole; las palabras las separaba por pequeños respiros necesarios, y sin darse cuenta las uñas de su mano izquierda rasguñaban la pintura de la puerta de madera.

- ¿Qué quieres que haga Aoi?

- Quiero, en primer lugar, que me expliques por qué destruiste el celular de Kai, y quiero que…

- ¿No es obvio por qué lo hice? – Interrumpió – No pienso permitir que le arrebaten todo lo que tiene.

- ¡Él es un monstruo!

- Tu también, al igual que Reita y Kai – Giró su cabeza buscando el contacto con la mirada enfurecida de Aoi – Y yo también, no me importó que pudieran matar a Kai por mi egoísmo, ¡tú lo piensas así! Es más, solo eso bastó para que tu amor por mí se desvaneciera por completo.

- Eso no es cierto – Aseguró bajando la mirada.

- Júrame ahora mismo que si Kai te pide volver con él, le dirás que no.



Apenas si miró de reojo a Kai y Reita que discutían en la sala. Uruha aun esperaba la respuesta de Aoi, pero éste se quedó en silencio, de pie en medio de la habitación. Le dio un par de minutos antes de salir y caminó muy despacio hacía la salida del apartamento esperando un grito de Aoi, un jalón de su brazo, una palabra que le asegurara que el sueño no había terminado.

Su marcha cruzando la calle fue completamente silenciosa, no venía el mecánico corriendo tras él, no escuchaba gritos del hombre que le devolvió las ganas de vivir y extrañamente el juramento que pidió no fue necesario. Es más, Uruha se sintió aliviado por el silencio de Aoi.




Entró en el elevador que iba directo al Pent House, marcó la clave esperando que aun fuera la misma, y el movimiento ascendente le informó que así era. Miró su reflejo en los espejos del interior: la expresión en sus ojos era de pánico, más aun una casi imperceptible sonrisa se dibujaba en sus labios. Observó su ropa y trató de acomodarse las prendas baratas lo mejor posible, también ordenó con sus dedos los mechones de su cabello dorado. Deseó por un instante tener puesto algo mejor, pero de inmediato descartó esa idea, eso no era tan importante después de todo.

El apartamento estaba en penumbras, encendió la luz y contuvo la respiración al ver al diseñador sentado en un extraordinario desorden en medio de la sala.
No supo qué decir, se olvidó hasta de las palabras más comunes usadas para saludar, pero de todas formas no le fue necesario pronunciar vocablo alguno. El diseñador se levantó con lentitud, intentó dar un paso pero frenó.

- Lo lamento… tanto.

No pudo decir más, el diseñador cerró los ojos cuando se le anudó la garganta, y sintiendo que la fuerza abandonaba su cuerpo, se dejó caer sobre el sofá de su sala.

- ¿Qué lamentas? – Uruha se atrevió a dar un paso, en realidad fue lo único que pudo avanzar, era como si sus pies estuviesen clavados al piso.

- Lamento no haberte visto.

- ¿Cuándo? – Preguntó curioso.

- Siempre, nunca… lamento haber dado por hecho que siempre estarías junto a mí.

- Tu apartamento es una porquería, ¿no han venido los de la limpieza?


Ruki dejó escapar una corta risilla, entrelazó fuertemente sus manos y en ellas apoyó su cabeza.

- Las cosas que notas… ¿Dónde está tu mecánico?

- En la cárcel no está, si es lo que quieres saber.

- Supuse que Kai lo impediría – Sus ojos se movían de un lado a otro, esquivando la mirada de Uruha – También lamento eso. No, para ser honesto no lo lamento, me conoces bien, soy capaz de todo para recuperar mis pertenencias.


Ahora quien dejó escapar una risilla fue Uruha, solo que la suya no fue corta y a diferencia de la del diseñador fue en aumento. Sus pies se despegaron del suelo y pudo caminar, pudo llegar tan lejos que alcanzó a arrodillarse frente al diseñador y obligándolo a poner la mano derecha sobre su pecho empezó a hablar con la voz a punto de quebrar.

- ¿Sientes eso, sientes ese movimiento dentro de mi pecho?

Ruki solo lo miraba, no alcanzaba a entender y tan solo asintió levemente con su cabeza.

- ¡Bien, lo sientes! ¿Sabes?, eso es un corazón que late… soy un hombre, no una cosa, no clasifico entre “tus pertenencias”… nunca lo he hecho y jamás debería.

- Eres mío – Murmuró.

- ¡Claro, siempre y cuando yo quiera serlo! No porque lo decretes, no porque lo digas, no porque me obligues – Dejó que el diseñador retirara la mano, y se levantó del piso, parándose frente a él, mirándolo fijamente desde arriba - ¿Crees qué fue Aoi quien me alejó de tu vida? O para que entiendas mejor ¿Crees que Aoi te robó ese mueble decorativo que llamas Uruha?

- Yo no te veo así…

- ¡Ah no mientas, no ganas nada con hacerlo! – Replicó dejando que la furia que iba en aumento coloreara esas palabras - ¡Fuiste tú, nadie más que tú! Lograste el mueble aprendiera a usar sus piernas para huir de ti…


Ambos respiraban con dificultosa rapidez, Ruki por la impotencia, Uruha por la rabia que después de contener por tantos años estaba dejando escapar; en ese preciso momento, el rubio era tal cual una olla a presión a punto de estallar.


- ¿Qué haces aquí? – Fue una pregunta y al tiempo un reclamo, Ruki levantó las piernas sobre el sofá y se abrazó a ellas, bajó la mirada después de preguntar, aunque no quería dejar de mirarle a Uruha el rostro.

- Vine porque debo saber quien soy.

- Yo no tengo una respuesta para eso, al menos no una que te caiga bien.


Junto al diseñador se sentó Uruha, se acomodó de tal forma que sus rodillas chocaban con la pierna izquierda de Ruki, pero aun así solo lograba ver el perfil de su rostro.

- Dime ¿qué soy para ti?

- Mi verdad, mis alas, el amor de mi vida – Susurró sin verlo.

- No Takanori, sin adornos, crudamente ¿Qué soy para ti?

- Acabo de decirlo – Seguía sin mirarlo.

- Eso no es cierto. ¿Verdad dices? Una verdad que no escuchas, unas alas que cortaste, un amor que no sientes y una vida que construiste de mentiras y pretensiones.

- ¿Por qué mejor no te vas de mi apartamento y de mi mentirosa y pretensiosa vida?

- Ibas a arriesgar tu prestigio, por mi, hasta tu libertad ¿En verdad quieres que me vaya?

- ¿Qué quieres Uruha, viniste a reclamarme todo lo malo que te hice en el pasado? – Liberó del abrazo sus piernas, y levantándose apenas del sofá llevó su cuerpo con violencia sobre el rubio, apresándolo con brazos y piernas - ¡Perfecto, lo acepto! Fui el mayor imbécil, fui egoísta y por poco destruyo por completo tu vida! – Exclamó lleno de furia, no contra Uruha, la furia que sentía era contra sí mismo – ¿Qué necesitas oír de mí?

- Pídeme perdón.

- ¡Hace un rato dije que lo lamentaba! – Gritó, acercando más su rostro al de Uruha.

- ¿Por qué estás tan alterado, por qué me tienes preso debajo de tu cuerpo? No estoy intentando irme, no estoy huyendo de tus palabras, así que no hay necesidad de gritar – Profundamente suspiró y con esfuerzo liberó ambas manos de debajo del cuerpo de Ruki, las llevó hasta el rostro del diseñador y lo sostuvo con fuerza entre ellas – Quiero que te pongas de rodillas y me pidas perdón por todo el daño que me hiciste, por los años en que me ignoraste y por lo que tenías planeado hacernos a mi novio y a mí.

- Yo no me arrodillo ante nadie – Aseguró al tiempo que se levantaba, se quedó de pie junto al sofá, mirando al vacio – Y menos ante ti.

- Claro, cómo vas a arrodillarte ante un ser que para ti vale poco menos que nada… – Se levantó también, parándose frente al diseñador, mirándole fijamente al rostro - ¿Cómo te voy a creer que me amas si no soy ni siquiera digno de un acto de humildad de tu parte?

- ¿Eso será suficiente? – Susurró en un suspiro - ¿Sí lo hago, dejarás al mecánico y volverás conmigo?

- Sí lo haces, te daré mi perdón ¿No es suficiente para ti?

- ¿Qué demonios haré con tu perdón? No me sirve, yo te quiero a ti, ¡te necesito junto a mí!


Uruha suspiró profunda y entrecortadamente, inclinó su cabeza sintiéndose derrotado. Sería imposible que Ruki cediera, su orgullo y egoísmo al parecer eran más fuertes que su necesidad de ser realmente feliz.

- No me amas, de ser así con mi perdón te bastaría para seguir adelante con tu vida y buscar a alguien más…

- Yo no quiero a nadie más, yo te quiero a ti… - Resopló, palmeando las manos contra sus propias piernas – Si no viniste para estar conmigo, mejor vete ya. No pienso humillarme ante ti solo para que te des media vuelta y te regreses a vivir con ese sucio mecánico que te tiene gordo.


El rubio no quiso reír, pero le fue imposible evitarlo, cubrió su boca sutilmente con la mano derecha e intentó que su risa no se convirtiera en una carcajada.

- Pensé que nunca lo ibas a decir…

- ¿Que estas gordo y te ves barato? Me tardé en apreciarlo, primero estaba saliendo del shock de ver las raíces negras en tu cabello.

- Y aun así, gordo y descuidado ¿Me quieres junto a ti?

- En un par de semanas te vuelvo a moldear como me gusta – Sonrió sintiéndose más relajado.

- En el caso hipotético que yo fuera tan idiota de regresar contigo, créeme, no dejaría tan siquiera que opines sobre mi aspecto.

- Lárgate de mi apartamento ahora mismo – Masculló entre dientes, pero aun así con tal furia que su voz se escuchó fuerte y clara.

- No quiero – Logró una mueca desinteresada al decirlo, y sin dejar de apreciar la ira que estallaba en la expresión de Ruki, se sentó en el sofá, acomodándose en actitud relajada y exagerada con plena intención de provocarlo – Tendrás que sacarme a empujones de este lugar, de aquí solo me iré cuando se me dé la gana.


Como si una bestia salvaje se hubiese apoderado del diseñador, este saltó sobre Uruha, apresándolo como antes bajo todo el peso de su cuerpo, solo que esta vez acomodó con fuerza ambas manos alrededor del cuello del rubio. Su respiración agitada chocaba con la de Uruha, quien intentó liberarse, pero entre más se movía más apretaba el diseñador sus manos.

- ¿¡Qué quieres de mí Uruha!? – Gritó, voz en cuello y lágrimas derramándose incontrolablemente.

El rubio cerró los ojos, llevó despacio ambas manos al rostro del diseñador, apretó suavemente las ardientes y húmedas mejillas de Ruki y con los parpados aun cerrados luchó contra la presión que las manos del diseñador ejercían en su garganta. Levantó un poco su cabeza, y lo besó delicadamente en los labios, antes de abrir de nuevo sus ojos, para pronunciar en palabras ahogadas aquello que había ido a buscar:

- Quiero… que me demuestres… que de verdad… me amas.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://dangerdays.foroactivo.com
Nyu-Chan
Ogre


Femenino
Cantidad de envíos : 2664
Edad : 25
Desde : Kanagawa, Japan
Fecha de inscripción : 16/01/2010

MensajeTema: Re: [FF] Prisión de 24 Kilates [SH][-Finalizado-]   Vie Dic 10, 2010 11:13 am

AAAHHHHHHHH!!!!

No lo podes dejar ahi xDDDD

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.facebook.com/profile.php?ref=profile&id=107157409
Desshi
People Error


Femenino
Cantidad de envíos : 1496
Edad : 27
Fecha de inscripción : 24/01/2009

MensajeTema: Re: [FF] Prisión de 24 Kilates [SH][-Finalizado-]   Vie Dic 10, 2010 9:26 pm

Sin comentarios!

BUENISIMOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO!!!!


espero el priximo cap nee?

me voy procesando el capitulo xD me dejó medio tarada. xDDDD
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Megumi-kun
Sexual Disgrace


Femenino
Cantidad de envíos : 656
Edad : 26
Desde : Temperley
Fecha de inscripción : 14/01/2010

MensajeTema: Re: [FF] Prisión de 24 Kilates [SH][-Finalizado-]   Vie Dic 10, 2010 10:26 pm

Ay la re con.... >.< !!!!
Lo ame.... ♥
Que desesperacion!!! >.<
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Seishi-X
Ogre


Femenino
Cantidad de envíos : 2563
Edad : 23
Fecha de inscripción : 19/09/2008

MensajeTema: Re: [FF] Prisión de 24 Kilates [SH][-Finalizado-]   Sáb Dic 11, 2010 12:30 am

Uruha, totalmente cierno todo lo que expresarte. Ruki pudo haber sido muy hdp pero ellos iban a hacer lo mismo sin necesidad.

Fue demaciado bueno....DEMACIADO!

quiero mas de esta historiaa *.*
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Hashiita~~
Metal Beauty


Femenino
Cantidad de envíos : 6194
Edad : 21
Desde : In The Middle Of Chaos
Fecha de inscripción : 18/09/2008

MensajeTema: Re: [FF] Prisión de 24 Kilates [SH][-Finalizado-]   Sáb Dic 11, 2010 6:46 pm

NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO
AKSDJSALKDJSLAKDJLKSD


NO PODES DEJAR EL FIC AHI AKSDJSAKLDJASDJAÑDAJSÑD XD



lo ame ;____;
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.twitter.com/hashiiita
_Ale_
People Error


Femenino
Cantidad de envíos : 1462
Edad : 38
Desde : Shimalandia
Fecha de inscripción : 11/02/2010

MensajeTema: Re: [FF] Prisión de 24 Kilates [SH][-Finalizado-]   Lun Dic 20, 2010 7:57 pm

Like a Star @ heaven

Gracias por los comentarios, gracias doña Murai por la corrección ♥



19 “Una sola palabra, una vida entera”




“Quiero que me demuestres que de verdad me amas”.
La petición de Uruha retumbó suavemente en la cabeza del diseñador, y éste empezó lentamente a aminorar la presión que ejercía sobre el cuello del rubio. No retiró por completo sus manos, las dejó sin fuerza sobre la piel, y en tanto lo veía fijamente a los ojos, en completo silencio, empezó a deslizar lentamente sus dedos, acariciándole la piel del cuello.

Uruha percibía el esfuerzo vano que Ruki hacía para no llorar, lo escuchó ahogar un suspiro y sintió en su piel el temblor que crecía en las manos y el cuerpo del diseñador. Se concentró en verle los ojos, estaban libres de los usuales lentes de contacto y colmados por lágrimas que salían sin control. Con la punta de sus dedos aun sostenía el rostro húmedo del diseñador y con extrema delicadeza limpió algunas de las gotas que se deslizaban por las enrojecidas mejillas. Su corazón y alma estaban expectantes, el primero casi paralizado esperando por sentir que sus latidos valían la pena y la segunda solo quería una razón que validara todo aquello por lo que tuvo que padecer.

- ¿Para qué? – El diseñador rompió el silencio, su voz fue baja en volumen, pero fuerte en carácter. Dejó de acariciarle el cuello, ahora sus manos delineaban sutilmente los carnosos labios del rubio - ¿De qué nos puede servir? Tú estás con ese mecánico, dejaste absolutamente todo por él, para qué necesitas que te demuestre lo que ya sabes, de todas formas volverás a su lado.

Algunas lágrimas se asomaron en los ojos de Uruha, trató de incorporarse en el sofá, pero Ruki no se lo permitió, todo el peso de su cuerpo estaba sobre él y al parecer no tenía pensado moverse. Sus manos no dejaban de acariciarle el rostro y Uruha tan solo se rindió ante ellas.

- En una cosa estás equivocado Takanori – Empezó a hablar, dejándose caer desmadejado sobre el sofá – Yo no dejé todo por Aoi, yo abandoné todo por mí. – Captó en Ruki una expresión de duda y se apuró en aclararla – Yo huí de ti, de mi, de esta vida, pero ahora sé bien que no huí con él, es más, Aoi tampoco huyó conmigo, yo fui su excusa y él la mía, los dos estábamos desesperados por encontrar una razón… yo buscaba por qué vivir y él alguien a quien amar, pero él no es mi vida y yo no soy su amor.

- Eso quiere decir que… ¿Ya no están juntos?- Sonrió, levantando su cuerpo, liberando a Uruha y sentándose de medio lado en el sofá, sin dejar de verlo atentamente - ¿Viniste para quedarte conmigo?

- Vine para qué me des una razón para estar contigo – Se incorporó finalmente, sentándose también de medio lado, observándole fijamente el rostro – Si no puedes dármela, me iré.

- Ya lo hice Uruha, arriesgué mi prestigio por ti – Liberó una corta carcajada - ¡Ahora que lo veo en retrospectiva, que plan más absurdo ideé! – Su rostro tenía una expresión divertida, estaba más relajado y empezaba a sentirse seguro – No necesitas más, es muy obvio que soy capaz de todo por recuperarte.

- ¡Sí es verdad! – Lo dijo con fingida alegría, y luego su rostro se tornó serio – Lo mismo que harías por obtener un buen trato, por hacer uno de tus negocios millonarios – Resopló antes de voltear su rostro y fijar su mirada en el vacio – Para ti recuperarme es igual a tener una colección exitosa, solo algo más para mantener tu ego intacto.

- No es así…

- ¡Sí lo es! – Elevó el tono de su voz, y fue él ahora quien se movió en el sofá, montándose sobre las piernas del diseñador, sujetándolas entre sus propias piernas, tomándole el rostro fuertemente entre sus manos, forzándolo a verlo directamente a los ojos – Para ti solo soy una posesión, y te digo ahora mismo, o me demuestras lo contrario, o me largo para siempre de tu vida.

- ¡¿Cómo quieres que lo haga, dime, qué debo hacer para demostrártelo?! – Gritó superando el tono de voz de Uruha.


El rubio sonrió con algo de picardía en su expresión, se inclinó hasta poner sus labios sobre la oreja derecha del diseñador y en tono bajo susurró:

- Deja todo lo que tienes, olvida todo lo que eres, asesina a Ruki por mí.

- ¿Qué dices? – Lo tomó fuertemente de los brazos, moviéndolo para poder verle el rostro, la expresión de Uruha era serena, pero la suya estaba llena de desconcierto - ¿Asesinarme?

- Sí – Aseguró con gesto desinteresado – La única forma en que puedo estar seguro que me amas, a mí, no a la idea de poseerme, es que Ruki salga de nuestras vidas, y de paso su imperio, su poder, su dinero – Tomó las manos del diseñador, y las llevó alrededor de su cintura, y con ambos brazos se sostuvo de los hombros de Ruki, lo miró sonriendo ampliamente y usando el más seductor tono de voz agregó – Sí quieres tenerme junto a ti, sobre ti, debajo de ti, dentro de ti, tienes que renunciar a todo, hasta a la última moneda que tengas – Acomodó sus labios sobre los de él, pero no lo besó, siguió hablándole lentamente, acomodándose mejor de forma que su entrepierna chocara con la pelvis del diseñador – Sí quieres estar conmigo Takanori, tendrás que sacar a Ruki de la ecuación, yo te amo a ti, a él lo odio.


Un profundo gemido se desprendió de la garganta del diseñador, ambas manos aferraban con fuerza la cadera del rubio, y sus labios se abrieron apenas para apresar los de Uruha, pero éste se alejó, retirando solamente su cabeza, mirándolo otra vez fijamente a los ojos.

- Entonces…

- Estás loco – Apretó la piel de Uruha fuertemente, casi tan fuerte como mordió sus propios labios, luchaba contra la excitación que crecía en él, pero era una lucha infructuosa. A pesar de lo descuidado que lucía el rubio, no lo podía negar: su piel, sus manos, sus hormonas, sus ansias se alborotaban con solo tenerlo cerca. Sentía el aliento de Uruha sobre su rostro y su cuerpo parecía entrar en un trance. Lo único que Ruki podía ver, oler, oír y sentir era a ese hombre que con la más bella sonrisa le pedía que renunciara a toda su vida por él – Eso es imposible – Pronunció sin estar muy convencido, su rostro se había inclinado sobre el pecho del rubio y sus manos ahora le agarraban con fuerza las nalgas logrando que Uruha se moviera lentamente sobre él – Yo no puedo dejar de ser quien soy…

- Ruki es una mentira que inventaste…

- Yo soy él… - Un suspiro largo y profundo emanó de él. Entre sus dientes apretó el primer botón de la camisa color crema oscura que vestía el rubio, y después de arrancárselo levantó la vista a él – Soy Ruki, así me conociste, así me amaste.

- Sabes bien que no, yo… - Pausó para permitirse un respiro que le ayudó a controlar la acelerada presión sanguínea – Me enamoré de Takanori, con Ruki nunca quise estar, con ese hombre jamás he querido estar.

- Tu entrepierna me dice lo contrario – Sonrió de medio lado, siempre lo hacía cuando sentía que se salía con la suya, levantó un poco su cadera buscando la forma de chocar más su pelvis con la del rubio – Estas excitándote por mí, por Ruki.

- Estamos solos, estamos sentados en medio de un desorden atípico, y tú… ¿No te has visto en un espejo? – Mordió su labio inferior, empujándose sobre el diseñador consiguiendo que el roce fuera más apretado que antes – Tu cabello esta sin peinar, tu rostro sin maquillar, tus ojos no están ocultos tras los colores de los lentes, ¡incluso estás en pijamas! Además, más importante aun Takanori – Inclinó su rostro, deslizando los labios suavemente por el cuello del diseñador, apretando pequeñas porciones de piel hasta que llegó a su oído y susurró – No hay periodistas, no hay flashes, no hay pasarelas, aquí no está el odioso diseñador, aquí está Takanori y lo sé, porque el diseñador jamás permitiría que lo viesen llorar de la forma en que lo has hecho. – Volvió a retirarse, tomando entre las suyas las manos de Ruki – Y si quieres arrancarme un botón más, debes darme lo que quiero, de lo contrario avísame para empezar a salir de este lugar.

- No puedo hacer lo que me pides, es absurdo.

- Bien – Pronunció esforzándose para que su voz no se quebrara – Entonces no me amas – Se levantó quedándose de pie en medio del desorden de la sala, mirando fijamente hacia la puerta de salida – Me voy.

- Me estás matando Uruha – No se esforzó por cubrir el sentimiento en su voz, se levantó y tomó suavemente la mano izquierda de Uruha entre las suyas – Podemos llegar a un acuerdo, yo puedo jurar… - Apretó los parpados y dejó que las lágrimas volvieran a brotar – Te voy a jurar que las cosas serán diferentes, te amo y no volveré nunca a tratarte de la forma en que lo hice, te lo juro…

- Eso no me sirve, no es lo que quiero, necesito que renuncies a todo, es tu maldito dinero o soy yo, pero a ambos no puedes tenernos.

- ¿Pero estás escuchándote? – Sacudió con violencia sus manos, haciendo que Uruha girara para verlo - ¡¿De qué vamos a vivir si lo hago, dónde viviremos, cómo lo haremos?!

- Aun no lo sé bien Takanori – Liberó su mano para acariciarle el rostro – Algo se nos ocurrirá… podemos trabajar, llevar una vida sencilla, si estamos juntos nada nos va a faltar…

- ¡Claro que sí, el dinero nos va a faltar!

- Te sorprenderías lo bien que se puede vivir cuando tienes en tus bolsillos solo lo necesario para comer – Lo dijo sonriendo, pero después de un suspiro su expresión se tornó sombría – Además, así cada vez que quisieras demostrarme afecto no podrías recurrir a costosos y estúpidos regalos, tendrías que ingeniártelas y hacer cosas que consideras terribles, como… - Ahogó el sentimiento en su garganta para poder hablar – Dormir abrazado a mí.

- No tiene sentido lo que dices, eso lo puedo hacer sin renunciar a nada, si no quieres más regalos, no habrán más, si quieres trabajar, hazlo, no te lo voy a impedir, si necesitas que sea un novio cursi y necesitado, lo seré, seremos lo que tú quieras…

- Quiero que seamos pobres.


Con la cabeza inclinada el diseñador caminó, volvió a sentarse en el sofá y entrelazó los dedos de sus manos sobre su regazo.

- Quisiera reír, pero es tan absurdo lo que dices que ni una sonrisa puedo sacar de mi… – Cruzó una pierna sobre la otra y empezó a asentir lentamente con su cabeza – Pero te entiendo, nuestra relación se dañó en parte por culpa del dinero, es normal que lo culpes. ¿Y qué pretendes, que lo de todo a la caridad?

- No, quiero que lo cambies por tu libertad y nuestra tranquilidad – Se sentó también en el sofá, en la esquina opuesta a él – Sabes que Kai tiene una grabación que te incrimina, y para que lo sepas, el robo fue efectuado, así que por eso te pueden condenar – Apretó los labios sin dejar de observar la expresión un poco asustada en el rostro del diseñador – Ellos tienen planes… van a usar esa grabación para obligarte a hacer cosas que los benefician a ellos.

- ¿Qué cosas? – Interrumpió sin ocultar su preocupación.

- Eso no importa, lo que te propongo es que firmes un poder en que traspasas todos tus bienes y tus activos a ellos a cambio de esa grabación.

- Yo sé que ellos piensan que me tienen en sus manos, pero yo tengo un buen plan, ya me conoces bien y…

- ¿Los vas a matar?

- No a ambos, a Reita no sería capaz de quitarle la vida, pero a ese maldito mecánico…

- Lo malo, Takanori, es que – Relamió sus labios, acomodándose mejor en el sofá, volteando un poco el rostro para que el diseñador no notase que mentía– Ellos le dieron a unas personas un par de copias, por si algo malo llega a pasarles, así que ellos sí te tienen en sus manos.

- Está bien, no importa – Aseguró con rabia en su voz – Si voy a la cárcel con mi dinero e influencias, saldré en menos de una hora, y si soy tan desafortunado de tener que pasar tiempo allí, al menos podré comprar una celda solo para mí… ¡Que digo una celda, un pabellón completo!


Las palabras dichas por el diseñador lograron que Uruha se llenara de ira y desconcierto, el rubio se levantó rápidamente del sofá y gesticulando con exageración reclamó:

- ¡Estás dispuesto a perder tu libertad por tu maldito dinero! No entiendo que hago en este lugar, no sé por qué vine, es obvio que por ti no vale la pena luchar, amas al dinero más que a tu libertad, más que a ti mismo ¿Cómo voy a esperar que renuncies a eso por mi? – Lo miró lleno de decepción y aunque su voz se quebraba así le habló, en medio de ahogados sollozos – Siempre creí que eras más fuerte que yo, siempre me vi inferior a ti, pero ahora sé que estaba equivocado, al menos yo tengo la valentía de luchar por mi felicidad y por lo que de verdad amo, tú en cambio… - Sonrió con notable amargura – Tú le tienes tanto miedo a ser feliz que prefieres quedarte encerrado en esa miseria de oro que construiste.

Completamente ofuscado intentó dar un paso hacia la salida, pero el diseñador, en un acto que dejó perplejo al rubio le impidió moverse, parándose frente a él para dejarse caer de rodillas y con fuerza se abrazó a sus piernas, con su rostro hundido entre el pantalón de Uruha intentó hablar, pero solo lograba pronunciar fonemas sin sentido. Con dificultad Uruha pudo alejarlo solo lo suficiente para arrodillarse también frente a él, y aunque su cuerpo temblaba copiosamente logró sostener entre sus manos el rostro de Ruki.

- Dilo – Suplicó antes de dejar caer suavemente su frente sobre la del diseñador – Di que me amas, dime que no puedes y no quieres vivir sin mí.

Ruki respiraba de forma intermitente, su cuerpo comenzó a igualar el temblor del cuerpo de Uruha y con sus brazos se aferró al torso del rubio quien también lo sostenía apretadamente contra su pecho. Aunque la luna se movía despacio en el firmamento y el sonido lejano de los autos se podía escuchar, para ellos el tiempo parecía detenido, los segundos no se sentían avanzar y Uruha solo podía esperar a que el diseñador pronunciara las palabras que definirían el resto de sus vidas.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://dangerdays.foroactivo.com
Nyu-Chan
Ogre


Femenino
Cantidad de envíos : 2664
Edad : 25
Desde : Kanagawa, Japan
Fecha de inscripción : 16/01/2010

MensajeTema: Re: [FF] Prisión de 24 Kilates [SH][-Finalizado-]   Lun Dic 20, 2010 8:22 pm

Omfg

Sin palabras.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.facebook.com/profile.php?ref=profile&id=107157409
Hashiita~~
Metal Beauty


Femenino
Cantidad de envíos : 6194
Edad : 21
Desde : In The Middle Of Chaos
Fecha de inscripción : 18/09/2008

MensajeTema: Re: [FF] Prisión de 24 Kilates [SH][-Finalizado-]   Lun Dic 20, 2010 8:31 pm

Ruki deciselo ;___________________________________________;


Igual que Nyu ... sin palabras
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.twitter.com/hashiiita
Yoko
Staff


Femenino
Cantidad de envíos : 5330
Edad : 25
Desde : Hurlingham
Fecha de inscripción : 19/09/2008

MensajeTema: Re: [FF] Prisión de 24 Kilates [SH][-Finalizado-]   Lun Dic 20, 2010 9:22 pm

OOOOOOKKKKKKKKK!!! Lei los ultimos dos de un saque y cjskch ksjdvhjhds
Ruki por el amor de dios que carajo queres hacer!!!!!
Te mereces un Oscar Ale ?) XDDD
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://twitter.com/roughinsanity
Seishi-X
Ogre


Femenino
Cantidad de envíos : 2563
Edad : 23
Fecha de inscripción : 19/09/2008

MensajeTema: Re: [FF] Prisión de 24 Kilates [SH][-Finalizado-]   Mar Dic 21, 2010 12:28 pm

ah...Hay algo que no me cierra....como si ubiera algo atras de esta hermosa escena y aaah....me encanta la sensacion! osea no, amaria saber que pasa enterito enterito y que hagas una pelicula si es posible jaja pero espero el otro cap...comiendome las uñas!!

continualo pronto alee!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Megumi-kun
Sexual Disgrace


Femenino
Cantidad de envíos : 656
Edad : 26
Desde : Temperley
Fecha de inscripción : 14/01/2010

MensajeTema: Re: [FF] Prisión de 24 Kilates [SH][-Finalizado-]   Miér Dic 22, 2010 6:04 pm

DECICELOOOOO!!!! >.<
Amm bueno, que decirte que no haya dicho ya... sdaasdkjaskdjsakl me encanta ♥
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
_Ale_
People Error


Femenino
Cantidad de envíos : 1462
Edad : 38
Desde : Shimalandia
Fecha de inscripción : 11/02/2010

MensajeTema: Re: [FF] Prisión de 24 Kilates [SH][-Finalizado-]   Miér Dic 22, 2010 9:38 pm

Muchas gracias por comentar =)

Espero que disfruten leyendo este capítulo, así como yo disfruté escribiéndolo Razz

Gracias Señorita Murai por corregir ♥


20 “Catarsis”




Un respiro, uno lo suficiente profundo como para normalizar la ansiedad. Uruha esperaba de pie frente a las puertas del elevador, aun no había podido borrar de su sistema las angustiantes emociones que le causaba el simplemente estar ahí, en el edificio en que alguna vez vivió. Observó la hora en su reloj, cinco minutos para las diez de la mañana, era la hora acordada, la asistente de la firma de abogados que representaba al diseñador entró por la puerta del vestíbulo, le sonrió amablemente y después de saludarlo le entregó las carpetas negras con los documentos.

- ¿Está todo en orden? – Preguntó ella después que Uruha ojeó el contenido de las carpetas.

- Sí, señorita Murai – Asintió acompañando el gesto con una sonrisa.

- Por favor, llámeme Naoko – Sugirió, al tiempo que entraba al elevador después de la señal de Uruha – Hay algo que no entiendo sobre los documentos, si me permite preguntar.

- Claro, puede hacerlo – Observaba impaciente los números de los pisos que el tablero electrónico indicaba.

- ¿Para qué dos poderes tan contradictorios? En uno el señor Ruki traspasa la totalidad de sus bienes al señor Kai y en el otro solo firma un acuerdo de pagar una cantidad mensual por un periodo de cinco meses.


La puerta del elevador se abrió de par en par, ambos salieron pero no avanzaron más, Uruha sonrió lleno de alegría y le respondió a la asistente, sin dejar de ver hacia la puerta de su antiguo apartamento.

- Estos documentos tienen una razón para existir, el segundo es el que le haremos firmar a Reita y a Kai, y el primero es la prueba tangible de que soy lo más importante en la vida del hombre que amo.

Ni siquiera procuró sonreír, no tenía objeto, Reita y Kai lo miraban llenos de desprecio y la verdad al rubio no le importó. Con frío tono de voz les explicó que el documento que estaban a punto de firmar era un compromiso en el cuál el diseñador aseguraba pagarles un dinero mensualmente hasta que los autos de Kai salieran a la venta, lo que pasaría en exactamente cinco meses, siempre y cuando ellos se comprometieran a no dar declaración alguna a los medios de comunicación a cerca de la vida, presente, pasado y futuro del diseñador.

A regañadientes ambos firmaron el documento, Uruha recibió de manos de Kai la carpeta, la sostuvo junto a la otra, contra su pecho, y después de recorrer el apartamento con su mirada preguntó aquello que moría por saber.

- ¿Dónde está él?

- ¿Te importa? – Retrucó Kai, visiblemente molesto.

- Claro que me importa, necesito saber si Aoi está bien.

- No, pero lo va a estar. Se fue un tiempo a casa de sus padres, le ofrecí un trabajo de supervisor en la ensambladora de autos, pero ya sabes cómo es, no quiso aceptar, él prefiere vivir… como le gusta vivir.

- Me habría gustado hablar con él, siento que hay algunas cosas que debemos aclarar… ¿Puedo llamarte en dos semanas para saber si has tenido noticias de él?


Kai tan solo asintió con su cabeza, logrando un gesto desinteresado y se apuró a despedir a los visitantes después de asegurarse que no tenían otro asunto más que resolver.


Una vez en el apartamento del diseñador, Uruha invitó a Naoko a sentarse, le llevó té caliente y examinó de nuevo la otra carpeta.

- Escúchame bien Naoko, Takanori va a firmar estos documentos y tú le dirás que ahora mismo te vas al apartamento de Kai para que él los firme, lo que te pido es que cuando salgas de acá destruyas el poder del traspaso.

- Esto es muy extraño Uruha, me siento haciendo algo ilegal – Comentó visiblemente preocupada.

- No es ilegal en lo absoluto – Intentó tranquilizarla – Es solo una prueba de amor, en unas semanas Takanori sabrá que firmó un documento falso, solo quiero darle una lección, además de tener la certeza que yo le importo más que su dinero.


Tanto la asistente como el rubio guardaron silencio en el momento en que el diseñador entró a la sala. Vestía un pantalón negro y una camisa a cuadros, su cabello caía lacio sobre su frente y con una enorme sonrisa saludó cordialmente a la asistente del despacho de abogados.

- ¿Traes el documento que me condena a una vida de privaciones?

- Takanori, por favor, si no quieres firmar, no lo hagas – Se quejó el rubio mirándolo seriamente – Solo di que te arrepientes, te quedas con tu dinero y sin mi.

- ¡Solo bromeaba! – Aseguró – Déjame rectificar - Sonrió guiñándole un ojo - Señorita Murai ¿Trae el documento que me asegura una vida llena de felicidad junto al hombre que amo?

- Aquí está, después que lo firme iré al domicilio de Kai para que él lo firme también, y en menos de una hora lo llevaré al registro y todo será culminado.


La expresión de Takanori al firmar fue muy diferente a la que Uruha esperaba ver en él, en lugar de tener un gesto aterrado o muestra alguna de arrepentimiento, él firmó lleno de alegría incluso con algo de tranquilidad, fue evidente para Uruha: Takanori empezaba a sentirse liberado.

- ¿Debo firmar dos veces? – Inquirió al ver que Naoko le indicaba el lugar para firmar en la otra carpeta, cubriendo todo el contenido y las firmas de Kai y Reita con una hoja en blanco.

- Sí, es básicamente el mismo poder que firmó, una copia para el registro y otra para el archivo – Explicó.


Tanto ella como Uruha contuvieron la respiración esperando que el diseñador no levantara la hoja que cubría el contenido del otro poder, o el plan del rubio se vendría abajo, pero afortunadamente Takanori tan solo firmó sin indagar más allá.


- Ya empaqué gran parte de mi ropa - le comunicó el diseñador a Uruha, que veía por la ventana de la sala. Desde allí observó a la asistente subirse a un taxi al que siguió hasta perderlo de vista. Giró sobre sus pies, y en medio de la sala estaba Takanori de pie, con una maleta pequeña en su mano y cuatro enormes valijas dispuestas en orden detrás de él. Uruha sonrió tiernamente, adoró ver que su novio calzaría un par de zapatillas deportivas que descansaban sobre una de las valijas en lugar del par de botas costosas que siempre elegía usar. Suspiró quedamente y recorrió el apartamento con la mirada.

- Es el último día que pasaremos en este lugar.

- Así es – Takanori contuvo unos segundos su respiración – Lo voy a extrañar, yo mismo creé el color con que pintaron las paredes, nadie más en Tokio lo tiene… nadie en el mundo lo tiene.

- Son solo paredes… - Inclinó el rostro y sonrió - ¿Sabes? Hay algo que siempre quise hacer en este lugar – Levantó la mirada enfocándola pícaramente al rostro de su novio – Primero quiero terminar de desordenarlo todo, voy a sacar hasta los alimentos de la alacena y los voy a esparcir por todo el piso… - Acalló sus palabras unos segundos al ver la comiquísima expresión de Takanori, el pobre contenía la respiración con los ojos totalmente abiertos – Voy a ensuciar las paredes, a revolcar tu cama y cuando este lugar parezca más que una pocilga, te voy a desnudar Takanori y te voy a hacer el amor en cada cochino rincón de esta casa, empezando por la cocina – Sonrió complacido al ver que las facciones de su novio se relajaban – Y vamos a finalizar en la cama que antes ocupaba Reita.

- ¡Ja! ¡Uruha, enloqueciste!

- ¡Y eso no es todo! – Aseguró al caminar hasta él, y después de abrazarlo ceñidamente contra su cuerpo inclinó la cabeza hablándole en el oído – Como es nuestro último día en este lugar, las cosas serán diferentes – Deslizó las palmas de sus manos por la espalda de su novio, alegrándose al sentir que el pequeño cuerpo se estremecía con el contacto. Aspiró profundamente al meter las manos por entre la pretina del pantalón negro y cuando agarró entre sus manos las nalgas de Takanori exhaló – Hoy voy a hacerte todo lo que siempre he querido y nunca me permitiste.


El apartamento del diseñador parecía haber sido invadido por un ejército de niños traviesos, había pegotes de comida en el piso, las paredes y hasta en el techo, la carísima ropa de cama del diseñador estaba esparcida por la cocina, Takanori observaba todo en silencio, cruzado de brazos, recostado en la ventana de la sala, de su rostro no podía borrar la sonrisa, ver a Uruha completamente extasiado desordenando todo el lugar le producía una extraña alegría, por primera vez comprendió que su felicidad estaba necesariamente ligada a la felicidad de quien amaba.

- ¡Listo! – Exclamó el rubio respirando agitadamente – Ahora Takanori, ven conmigo a la cocina.

- ¡Oh no! Ese lugar es un asco – comentó divertido – Voy a ensuciar mi ropa si entro allí.

- ¿Y quién te dijo que ibas a entrar vestido?

En el estado de exaltación que tenía Uruha, cada movimiento suyo era rápido y para nada calculado, por eso cuando se abalanzó sobre Takanori casi se van juntos contra el suelo: tropezó torpemente y se aferró a los hombros de su novio, sonriéndole tan ampliamente que volvió a enamorarse de esa hermosa sonrisa que la naturaleza le había regalado a Uruha.

- El pantalón – Alcanzó a decir con cansada voz – Yo te quito la camisa.

Uruha se quedó estático frente a su novio, produciendo enormes cantidades de saliva tan solo por verlo completamente desnudo, sentado sobre sus finas sabanas llenas de comida mal acomodadas en el mesón de la cocina.

- No tienes idea de lo maravilloso que eres…

- Sí la tengo – dijo él con fastidiosa expresión – Soy el diseñador más atractivo de Tokio según la revista…

- No idiota, Ruki no, tú, Takanori, así desnudo, tal como la naturaleza te creó, tal como hiciste que enloqueciera por ti.


El pobre diseñador alcanzó a resoplar brevemente, y no pudo pronunciar palabra alguna, Uruha se había desnudado por completo y subiéndose sobre el mesón apresó bajo el suyo el diminuto cuerpo tibio del diseñador, con su mano derecha le sostuvo suavemente la barbilla y empezó a besarlo profunda y apasionadamente mientras enredaba sus piernas con las de él.

- Déjame… respirar.

Takanori logró retirar su rostro para tomar un poco de aire, mientras Uruha solo sonreía y mordía con fuerza sus propios labios. Se incorporó arrodillándose sobre el mesón, miró fijamente a su novio con seria expresión y le habló con demandante tono de voz.

- Llévame a tu boca.

- Está bien, pero acuéstate en tu espalda, yo me inclinaré sobre ti.


Uruha lo escuchó pero no lo hizo, en cambio lo empujó sutilmente hasta que quedó completamente acostado de espalda sobre el mesón y arqueando sus piernas sobre el pecho de su novio le acercó la pelvis a su boca

- No puedo hacerlo así Uruha, lo sabes.

- ¿Te sientes dominado si es así? – Respiró profundamente sin moverse un solo milímetro – Te equivocas, no estoy dominándote ni quiero hacerlo, y tú tienes que aprender que la forma en que los cuerpos se acomodan es solo eso, una forma que nada tiene que ver con posesión, dominación o sumisión… ahora amor, quita esas estúpidas ideas de tu mente y abre tu hermosa boquita, es lo único que tienes que hacer, yo haré todos los movimientos.


Para Takanori fue extraño ese momento, tenía entre su boca el endurecido pene de Uruha y apenas si podía verle el rostro desde la posición en que se encontraban ambos, pero por primera vez desde que estaban juntos el solo ver que su novio disfrutaba enormemente de ese momento logró hacerlo excitar, aunque estuviese incomodo, aunque algunos de los movimientos de Uruha lo asfixiaran y le provocaran arcadas, no importó: el rostro extasiado de su novio era lo suficiente sexy como para calentarlo al punto en que estaba. Lentamente Uruha se movió lejos de él, se bajó del mesón y lo tomó de la mano invitándolo a levantarse.

- Ve a la habitación que ocupaba Reita, ya te alcanzo.

- ¿Qué vas a hacer?

- Voy a tu habitación por las sogas…

- ¿Para qué? – Preguntó con un leve temblor en sus labios.

- Para atarte por completo, Takanori.

- ¡Dijiste que no querías dominarme!

- No lo haré… solo ve al cuarto de Reita y espérame.

- ¡Estás abusando de tu suerte Uruha! – Reclamó molesto.

Inclinándose hasta alcanzarle los labios Uruha besó suavemente al diseñador.

- Ve mi amor, espérame allí, sé que te va a gustar lo que tengo planeado.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://dangerdays.foroactivo.com
Nyu-Chan
Ogre


Femenino
Cantidad de envíos : 2664
Edad : 25
Desde : Kanagawa, Japan
Fecha de inscripción : 16/01/2010

MensajeTema: Re: [FF] Prisión de 24 Kilates [SH][-Finalizado-]   Miér Dic 22, 2010 10:04 pm

Aaskfjsdkgjslgk no me esperaba esto (?)

Y con el negro que va a pasar? omg
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.facebook.com/profile.php?ref=profile&id=107157409
Hashiita~~
Metal Beauty


Femenino
Cantidad de envíos : 6194
Edad : 21
Desde : In The Middle Of Chaos
Fecha de inscripción : 18/09/2008

MensajeTema: Re: [FF] Prisión de 24 Kilates [SH][-Finalizado-]   Miér Dic 22, 2010 11:47 pm

asmhaskjdhkasjdhakjda


Ok kiero el proximo capi esto no puede kedar asi xD!

Esta hermoso ;__;
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.twitter.com/hashiiita
Naoko
Administradora


Femenino
Cantidad de envíos : 6082
Edad : 25
Desde : Planet Mato
Fecha de inscripción : 11/09/2008

MensajeTema: Re: [FF] Prisión de 24 Kilates [SH][-Finalizado-]   Miér Dic 22, 2010 11:55 pm

JOJOJOJJJ ahora soy abogada. FUCK YEA

_____________
are you sure you know how to drive this thing?
don't you go sleeping at the wheel...
.
http://ask.fm/souen
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.gazerock.com.ar
Yoko
Staff


Femenino
Cantidad de envíos : 5330
Edad : 25
Desde : Hurlingham
Fecha de inscripción : 19/09/2008

MensajeTema: Re: [FF] Prisión de 24 Kilates [SH][-Finalizado-]   Jue Dic 23, 2010 8:15 am

Lalala!!! Uruha tiene todo el plan maestro!! XDDDDD
Quiero ver que le hace a Takanori!!!
Me causo gracia ver el nombre de la abogada... Me la imaginaba a Nao cagandolo a Ruki mientras firmaba los papeles!!! XDDDDD
Genia Ale!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://twitter.com/roughinsanity
Megumi-kun
Sexual Disgrace


Femenino
Cantidad de envíos : 656
Edad : 26
Desde : Temperley
Fecha de inscripción : 14/01/2010

MensajeTema: Re: [FF] Prisión de 24 Kilates [SH][-Finalizado-]   Jue Dic 23, 2010 2:36 pm

*nosebleed*

LPM ;_; no me lo podes dejar ahi >.< no!! no!! no te lo permito!!!(?

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
[SAMA]
Mourou


Femenino
Cantidad de envíos : 3623
Edad : 22
Desde : SamaLand
Fecha de inscripción : 18/01/2009

MensajeTema: Re: [FF] Prisión de 24 Kilates [SH][-Finalizado-]   Vie Dic 24, 2010 3:14 am

OK....

TODA la intriga, quiero ver q pasa YA xD
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Seishi-X
Ogre


Femenino
Cantidad de envíos : 2563
Edad : 23
Fecha de inscripción : 19/09/2008

MensajeTema: Re: [FF] Prisión de 24 Kilates [SH][-Finalizado-]   Lun Dic 27, 2010 12:04 am

uuuh. UUUUH. Por qué lo cortaba ahi? por queee?? jajajaja

Muy bueno, Uruha parece un nene chiquito emocionado y me encanta!... quiero saber que onda con todooo xD
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
_Ale_
People Error


Femenino
Cantidad de envíos : 1462
Edad : 38
Desde : Shimalandia
Fecha de inscripción : 11/02/2010

MensajeTema: Re: [FF] Prisión de 24 Kilates [SH][-Finalizado-]   Mar Dic 28, 2010 1:05 pm

Mil gracias por los comentarios.

un par de caps más y esto se acaba =)

♥Nao, gracias por la corrección



21 “Un juicio, una condena y la inequívoca absolución que solo puede otorgar el verdadero amor”


La habitación que antes ocupaba el conductor estaba igual a como la dejó al irse de allí, su ropa y objetos personales no estaban, pero sobre la cama estaba revuelto el viejo edredón con estampado de la bandera del imperio británico. Uruha previamente había entrado allí y la habitación lucía igual de sucia y desordenada que el resto del apartamento. Takanori caminó con lentitud, no había entrado a ese lugar en años, siempre respetó la privacidad de su amigo y no pudo evitar sentir algo de nostalgia, esperó porque el sentimiento de odio contra Reita lo invadiera, pero este nunca llegó, todo lo contrario… a pesar de la traición él no era capaz de odiarlo, llegó incluso a sentirse feliz al pensar que su conductor y amigo había encontrado el amor… en su peor enemigo, pero era feliz después de todo.

- Recuéstate sobre la cama.

Escuchó tras de sí la voz de Uruha, no se volteó para verlo, tan solo caminó hasta la cama y se tendió de medio lado sobre ella. Uruha lo acompañó y con delicados movimientos comenzó a enredar la delgada soga; primero le ató las piernas, anudando apretadamente, continuó hasta inmovilizarle ambos brazos pegados al cuerpo, acomodó ligera la soga alrededor del cuello del diseñador, tan cerrada como para que no se soltara, pero tan abierta como para no estrangularlo. El extremo de la soga que salía del nudo del cuello lo ató al extremo que salía del nudo de los pies, así que el diseñador quedó atado sobre la cama en una incómoda forma cóncava.

- Respira profundamente Ruki… tu costoso objeto decorativo de dos piernas y cabellera rubia te va hacer sentir lo mismo que le hiciste padecer noche tras noche durante tantos años.

- ¿Por qué me llamas Ruki… de qué estás hablando? – Se preocupó porque el tono de voz con que Uruha le hablaba tenía tintes de rabia, se asustó al sentir golpear fuertemente el tibio aliento de su novio cerca de su cuello, y entró en un pequeño estado de pánico cuando Uruha le vendó los ojos y le ató un pañuelo sobre su boca impidiéndole pronunciar una palabra más.

- Esto está muy frío y es incomodo, pero tiene que ser así, nunca te preocupaste en calentarlo aunque fuera un poco entre tus manos, pero, pensándolo bien de nada serviría que le subieras la temperatura al dildo si de todas formas mantenías el lubricante en el refrigerador de tu cuarto – Le anunció acariciándole la desnuda espalda con el frío aparato fálico de metal, lo deslizó despacio y notó que los poros de la piel del diseñador se cerraban al contacto, en verdad estaba muy frío - ¿Asusta un poco, no crees? – Takanori solo logró gemir en forma de protesta, Uruha cubrió con lubricante el dildo y sin avisarle lo llevó con rapidez al interior del diseñador - ¡No te muevas! Sé que te duele, sé que te fastidia, sé que estás incomodo y más al hacerlo sin prepararte ni siquiera un poco, pero quiero ver qué tan excitantes pueden ser los gemidos de dolor, porque tu siempre demostrabas alcanzar lugares inexplicables cada que me oías sufrir.


Los nudos en la soga tenían la facultad de apretarse más cada vez que Takanori intentaba moverse, Uruha sabía cómo hacerlo, había visto a su novio lograrlo por años y conocía perfectamente el dolor que se podía producir en la piel con esa clase de nudos. Su mano izquierda empujaba frenéticamente el dildo dentro del trasero del diseñador, lo llevaba tan profundamente como le era posible y con su mano derecha comenzó a acariciarle el pene por encima de los nudos y la soga, apretando contra la piel su mano rudamente, escuchando los fuertes quejidos de dolor que le brotaban de la garganta al diseñador. Notó que el pañuelo con que le había vendado los ojos estaba húmedo por las lagrimas, y se asustó al pensar que tal vez le estaba infringiendo más dolor del que su novio podía soportar. Rretiró el dildo de dentro de él y le descubrió los ojos y la boca, dejándose caer recostado de lado junto a Takanori.

- ¿Estás bien? – Susurró preocupado.

- Lo siento… - Pronunció en un sollozo - ¡Lo siento tanto Uruha, no pensé que fuera… nunca creí que el dolor… lo lamento amor!


Una reconfortante sensación llenó el pecho del rubio, con extrema delicadeza llevó un par de dedos entre las nalgas de su novio y empezó a introducirlos lentamente, mientras a intervalos le hablaba y le besaba el cuello.

- Sí, duele mucho, duele demasiado, pero ahora Ruki debe conocer cómo se siente… otra cosa…

- ¡Te dije que lo lamento amor, por favor, basta con esto! No tolero el dolor…


Dejó de tocarlo y se arrodilló en la cama, enfrentándolo lo miró con tierna expresión y se inclinó para besarle el pecho. Lo hacía muy superficialmente, tan solo acomodando los labios, propinándole fugaces besos que avanzaban por su abdomen y alcanzaban apenas a llegar sobre su pelvis. Takanori intentó moverse para que los labios de Uruha llegaran a su entrepierna, pero por la forma en que estaba atado eso era imposible.

- Desátame, Uruha.

- ¿Para qué? – Preguntó fingiendo no saber el motivo de esa petición.

- Al menos… desata los extremos de las sogas… bésame… allí…

- ¡Ah…! Para eso… pero es que no quiero – Mordió su labio inferior conteniendo una sonrisa – Solo quiero besar tu abdomen.

- ¡Me estás enloqueciendo! – Jadeaba e intentaba moverse, su respiración se dificultaba y cuando Uruha se alejó de él para sentarse en el extremo de la cama y comenzó a masturbarse mirándolo fijamente, desesperó, su voz salió gruesa de entre sus labios - ¡Quiero tocarte, desátame, quiero penetrarte!

- Uh, no – En calma – No quiero que me toques – Con marcada voz infantil – Estoy tan húmedo y duro Ruki, no te haces una idea.

- ¡Dije que me desates!

- ¿Desde cuándo se debe ceder a los deseos de quien está atado y ansioso sobre la cama?

- Ya entendí, no es necesario continuar con esto – Bufó sintiendo una terrible presión en su miembro que estaba apretado contra sus piernas por los nudos de la soga.

- ¡Oh sí! Es necesario – Dejó de acariciarse y gateó hasta ponerse muy cerca a Takanori – Es imperante que conozcas en carne propia lo que llegué a sentir, o no podremos empezar de cero.

- Es absurdo esto…

- ¡Lo es y es innecesario también! O es que eres incapaz de sentir placer sin producir dolor… ¿Acaso no era suficiente tan solo hacerme el amor como una persona normal?

- Tu no entiendes Uruha – Masculló entre dientes, dejándose vencer por el dolor.

- Es verdad, no entiendo.


Furia, sus palabras, su expresión facial todo su cuerpo estaba dominado por una furia que lograba asustar al diseñador. Se levantó de la cama y desapareció por un par de minutos, para regresar después con el cinturón que tenía las púas al inverso. El diseñador observó en silencio y preso de pánico vio como Uruha acomodaba dificultosamente el cinturón alrededor de una de sus piernas, por entre los nudos de la soga, lo apretó tan fuerte que solo un tirón bastó para que Takanori gritara de dolor y de su piel comenzaran a brotar pequeñas gotas de sangre.

- ¡Te dije que ya entendí y te juro que lo lamento!

Lentamente el rubio le quitó el cinturón, arrojándolo al piso, desató los extremos de la soga y metódicamente empezó a desatarle el cuerpo, de sus ojos un par de lágrimas se escurrieron lentas sobre sus mejillas y empezó a hablar sin mirar a su novio.

- Es un infierno, fue un infierno…

- Debiste decirlo…

- Lo dije – Aseguró conteniendo en su garganta las ganas de llorar.

- Perdóname - Suplicó al estar completamente liberado, se arrodilló en la cama y llevó sus brazos alrededor del torso de Uruha, lo abrazó apretadamente y dejó caer su rostro sobre el pecho del rubio – Por favor, perdóname… yo necesitaba… creí que necesitaba hacerlo, dominarte… humillarte, siempre pensé que si no lo hacía te irías de mi lado… yo no podía… no puedo perderte.

- Es tan ilógico ese pensamiento Takanori – Enredó sus dedos entre el lacio cabello del diseñador, y se inclinó para besarle suave y repetidamente la cabeza – Me tratabas mal para no perderme ¿No notas la contradicción?


Se separaron solo para poder verse los rostros, Takanori movía sus dedos sobre el pecho de Uruha, acariciándolo con ternura.

- Pensé que si trabajabas ibas a poder mantenerte y no me necesitarías, creí que si te dejaba saber lo inteligente y talentoso que eres te ibas a ir lejos de mi… - Lo miró con los ojos completamente acuosos y con visible expresión de arrepentimiento – Creí que si sabías lo importante e indispensable que eras para mí… dejarías de luchar por mi atención, por mi afecto, además Reita siempre…

- Te llenaba de mentiras la cabeza – Resopló sintiéndose reivindicado – Él solo luchaba por separarnos, y tu simplemente caíste en su juego.

- Soy un completo imbécil – Sonrió desconsolado.

- No, solo eres una persona llena de una falsa seguridad y con un terrible miedo a ser feliz… pero eso, yo lo voy a remediar.


Su cuerpo temblaba cuando empujó al diseñador de espalda sobre la cama, se acomodó gentilmente sobre él y después de separarle las piernas empezó a penetrarlo lentamente.

- Ahora Takanori, te voy a enseñar a hacer el amor.

Cada sutil embestida que Uruha lograba dentro de él lo hacía sentir un delicioso ardor en todo su cuerpo, su sangre corría como loca entre sus venas y sus pulmones se expandían para poder procesar el oxigeno necesario, Uruha lo masturbaba con movimientos precisos, acompasados con el ritmo que llevaba al penetrarlo, sintió la sangre llenar cada vena en su miembro, y sus jadeos aumentaban la intensidad. Pidió más sin pronunciar palabra alguna, todo su cuerpo reaccionaba involuntariamente y Uruha entendió en cada extasiada contorsión del pequeño cuerpo que debería darle más, mucho más.
Rozando el límite del dolor, el diseñador clavó en las suaves nalgas de su novio la punta de los dedos, lo atraía con fuerza hacía él, los negros ojos se asomaban y desaparecían entre los parpados plegados que luchaban por permanecer abiertos. Takanori no quería perderse ni un solo segundo de ese momento, la expresión llena de lujuria en el rostro de Uruha le recordaba al joven por quien hace unos años luchó por tener junto a él.

- Después… de pasar… por el infierno – Jadeó entrecortadamente el diseñador, bañado en la tibia combinación que lograban sus fluidos y sudor al mezclarse con los de Uruha – Ahora… amor, llévame al cielo…

Sintiendo su cuerpo a punto de estallar y enfocando toda su energía, Uruha lo complació, moviéndose más rápido dentro de él, masturbándolo con más intensidad, mordiéndole desesperado la piel del cuello, separándose solo para alcanzarle los labios y besarlos como si fuera la última vez que fuera a hacerlo. La vista a Takanori se le nubló, sus propios labios mordió y cuando su semen se escurrió entre las manos de Uruha liberó un ahogado grito que acompañó el espasmo en todo su cuerpo, espasmo que duró los mismo segundos que tardó Uruha en derramarse dentro de él.

La puerta de la habitación que antes ocupara el conductor estaba entre abierta, y la luz del medio día se colaba amarillenta, iluminando apenas ciertos lugares. Uruha lo advirtió sonriendo y señalando el torso desnudo de su novio señaló:

- Parece que tu piel fuera de oro.

El diseñador se incorporó para verse, y en verdad la luz creaba un extraño efecto sobre su sudorosa piel. Se movió sobre la cama, pegando su cuerpo al de Uruha, alejándose de los haces de luz que ahora caían sobre el edredón estampado con la bandera británica. Deslizó su mano por la espalda de su novio y gimiendo quedamente, entrelazó con él sus piernas.

- No quiero tener piel de oro Uruha, no quiero tener nada de oro, nunca más – Se apretó contra él tanto como le fue posible y hundiendo el rostro entre la piel de Uruha continuó: - De ahora en adelante, el único tesoro de valor en mi vida, serás tú.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://dangerdays.foroactivo.com
Hashiita~~
Metal Beauty


Femenino
Cantidad de envíos : 6194
Edad : 21
Desde : In The Middle Of Chaos
Fecha de inscripción : 18/09/2008

MensajeTema: Re: [FF] Prisión de 24 Kilates [SH][-Finalizado-]   Miér Dic 29, 2010 3:16 am

ES HERMOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOSO T.T!!!!♥
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.twitter.com/hashiiita
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: [FF] Prisión de 24 Kilates [SH][-Finalizado-]   Hoy a las 4:54 am

Volver arriba Ir abajo
 
[FF] Prisión de 24 Kilates [SH][-Finalizado-]
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 5 de 6.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente
 Temas similares
-
» Cine y Barriles De Birra
» Upgrade de una Guitarra Económica Maltratada (Finalizado Enero 2014)
» ::SURVIVOR:: EXTRANJEROS CANTANDO EN ESPAÑOL [FINALIZADO]
» Gwen Stefani :: Survivor - FINALIZADO
» ::SURVIVOR:: YO AM♥ A MEXICO [EDIC. BICENTENARIO] (FINALIZADO)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
the GazettE Argentina :: Fan Fiction-
Cambiar a: